1 comentario

La lectura en los tiempos del internet

“Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura,
estoy predispuesto a pensar bien de él”
-Nicolás de Avellaneda- 

Como muchos de ustedes sabrán, la arqueología es el estudio de lo antiguo. Si bien en sentido “estricto” trata sobre los vestigios físicos de sociedades previas a la escritura, en los últimos años, y sobre todo en nuestro país, pareciera que debe tomar un giro importante: estudiar los vestigios literarios que las sociedades actuales dejaron tras la globalización del internet. En resumidas cuentas, la gente lee cada vez menos, y parece haber una correlación con la expansión de los alcances de La Red.

Si la división entre la prehistoria y la historia se hace a partir de la escritura, ha de ser porque es importante, ¿no? Digo, se me ocurre...

Recuerdo que cuando era pequeño, escuchaba constantemente que las encuestas decían que el mexicano promedio leía un libro al año, y recuerdo también cómo esto me alarmaba, ya que era común que no hiciera mis tareas por pasar tardes enteras leyendo (como pueden ver, no nada más me la paso en videojuegos y viendo caricaturas). Pero en los últimos años he escuchado que las cosas van de mal en peor; ahora no leemos ni medio libro al año. Me pregunté a mí mismo “¿Mí mismo, qué tan cierto es eso?” y he descubierto que esto es un claro ejemplo del mal informado vox populi mexicano, ya que las estadísticas de la OCDE y la UNESCO demuestran que el mexicano promedio (99.99%) lee 2.8 libros al año.

Esto, por supuesto, se encuentra lejos de ser siquiera una victoria. Si me pongo a analizar el contenido de mi librero, y dejo fuera los de contenido meramente escolar/profesional o cómics, el promedio de páginas de un libro en mi biblioteca personal ronda por las 200. ¿En qué clase de país vivimos, que una persona común y corriente no puede leer ni 600 páginas al año?

La verdadera lástima es que todo indicio de sensualidad se perdió cuando nos dimos cuenta lo tonta que era.

Ahora bien, ¿dónde queda el internet en todo esto? Bueno, por una parte  la red favorece las comunicaciones y el acceso al ocio globales; a ratos es más grato platicar con nuestras amistades o familiares de otra ciudad, o pasar horas viendo babosadas en 9gag (soy fan, mea culpa), que tomar un libro. Esto se traduce en algo tal vez más importante, y es que el internet es un gigantesco creador de modas; lo trending se gesta y difunde a través de la red, y estar fuera de contexto en la “era de la información” es peor que agarrarle las nalgas a alguien en el camión. ¿Cómo voy a perder tiempo leyendo si tengo TANTO que saber sobre las quesadillas y los Kardashians? (perdón Patz, pero me das demasiado material).

Gatos y chichis. ¿Existe acaso algo más trending que éstos en internet?

Pero la culpa no es toda del internet, por supuesto. Aún cuando es por meros fines comunicativos, la mayor parte de la comunicación del internet se hace por medio de la lectura y escritura (que tampoco es panacea en materia de ortografía o redacción). Gran parte de la culpa, desde mi humilde y tortugosa perspectiva, la tienen también los autores y las grandes casas editoriales, ya que ¿por qué voy a optar por leer si sólo publican tonterías que aparte SON CARÍSIMAS? Bien se dice popularmente “eres lo que comes”, y esto aplica a nuestros hábitos lectores: si consumimos pura mierda (Twilight, Juventud en éxtasis, o Verónica decide morir, por nombrar algunos títulos de moda) pensaremos pura mierda.

Estimado lector: rompa las barreras de la pantalla que mira en este momento y lea hasta en el baño. Sea más como Bastián Baltazar Bux y sobrepase los límites de las letras color rojo de las estadísticas para escribir las listas de sus libros favoritos en verde. ¿Me excedí en mi analogía? Lea.

Anuncios

Acerca de tortugueando

You know you've got a problem when you got nothing to say...

Un comentario el “La lectura en los tiempos del internet

  1. No necesariamente tienes comprar libros caros, puedes descargarlos. It´s free!

    Independientemente de las babosadas que puede leer la gente es importante que tengan el hábito, tal vez no lean a Foucault, Castoriadis, Dawkins y otros pesos pesados pero tienen esa pasión por los libros. El contenido y la forma de pensar de los lectores es otra historia.

¡ Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: