5 comentarios

¡¡Sí, es 14 de febrero!! Guía de supervivencia para el día de los enamorados.

Cuando me decidí por el título para este escrito, estaba irónicamente pensando en zombis, y digo irónicamente porque, seamos honestos, el 14 de febrero es la fecha más comercial del año, por lo tanto es cuando más aglomerados se ven (desde las plazas más fufurufas de la ciudad, hasta los puestecitos callejeros que hay en el centro) las hordas de gente se amontonan para comprar un peluche, envolver regalos o comprar los chocolates que vienen en la choteada caja con forma de órgano muscular impulsor de la circulación (corazón, pa’ los compas); inclusive, a los vendedores en los semáforos ya no se les ahuyenta, al contrario, su presencia es bastante requerida para comprar las populares rosas rojas que, cual arma de conquista, siempre serán eficaces para combatir a todos esos zombis enamorados que no se surtieron a tiempo para su cita del popular y concurrido día del amor.

 Don Erich Fromm dijo que el amor era “la penetración activa en la otra persona”

tal parece que nos la tomamos tan en serio que queremos penetrarle

por toda parte del cuerpo y bajo cualquier medio algo que diga “te amo, se mí@” para retenerle.

Estos zombis manejados por su área tegmental ventral (búsquele mi chavo) y con el cerebro bien regado de dopamina y noradrenalina, tienden a atribuirle las cosas maravillosas de su relación al día, por lo tanto, si han habido bajas de pareja por esas fechas, es el pretexto perfecto para volver a darse sus ricos repegones de “hoy todo se perdona porque es día del amor” y sonreírle con actitud burlona a las personas tratando de enviar el mensaje de “soy fulanito, tengo tantos años, y hoy, en San Valentín, no estoy solo”.

 

Pero esperen, hay una contraparte: quienes se han preparado a lo largo de los solitarios años para la llegada de tan esperada horda de zombis. Aquellos apáticos de la fecha, desinteresados por las relaciones amorosas, asqueados de tanta hipócrita cursilería; unos se denominan a sí mismos “grinch del amor”, otros se enganchan del título “forever alone” (cabe mencionar que, por lo general, se adueñan del título un día antes y se deshacen de él uno después) y algunos más fingen demencia y prefieren no salir de casa, porque saben de antemano que es el único lugar donde la infección no lograra atacarlos, a parte, ¿que son 24 horas de total aislamiento?.

Es por eso que aquí le vengo manejando unas cuantas recomendaciones para sobrevivir al día más “amoroso” del año:

  1. No trate de hacerse el interesante tratando de explicar a diestra y siniestra la ganancia de las cadenas comerciales que lucran con la desactivación de la corteza frontal de dichos mensos vivientes, estos están en un estado casi hipnótico y pueden tratar de agredirlo, no hay razón aceptable en dicho discurso para sus actos románticos.
  2. Evite los chistes acerca de la condición por la que the walking lovers actúan, estos no le encontraran gracia, y en caso de que alguno salga momentáneamente del trance, terminara sintiendo la mirada crucificante de su pareja en cuestión y habrá represalias para ellos, no le haga usted más daño y absténgase.
  3. Si se recluye en casa, que para muchos es opción, aléjese de la televisión, de no ser así, se encontrara con todas las películas cursis y patéticas habidas y por haber; no quiere entrar en estado Bridget Jones, se lo aseguro.
  4. Evite visitar cualquier red social existente, de lo contrario terminará o vomitando arcoíris o lleno de enojo y envidia por tanto mensaje cariñoso y extremadamente amoroso que encontrara en dichas vecindades virtuales (es posible que hasta termine llorando, todo depende de su susceptibilidad y claro, del mood que se cargue).
  5. Por último y no menos importante, NO, NO ES DÍA DE REVELAR SU AMOR SECRETO, nadie es menos cabrón el día del “amor y la amistad”; no se deje usted afectar con la infección del baboso enamorado. Acompáñese de un amigo, y así, si siente la necesidad de hacerlo, su compañero del día apocalíptico tendrá la responsabilidad de abofetearle hasta hacerlo entrar en razón, logrando usted salir ileso de dicho día.
Este es totalmente mi mood hoy. 

Para cerrar y dejar de lado el aspecto chistoso y con el cual todos nos reímos irónicamente, hablemos de cómo la fecha no es más que el resultado del -interaccionismo simbólico- que llevamos a cabo alrededor de ese día. Si bien somos el resultado de lo que nos rodeamos, con lo que estamos relacionados, este día(que no es más que uno cualquiera) ha sido legitimado por el hecho de dicha interacción. Cuando se habla de un constante trueque de regalos, palabras, actitudes, se habla de una relación con la cual interactuamos directa (amigos, pareja, familia) o indirectamente (televisión, películas, publicidad); es por esto que, siguiendo las bases de Mead y continuando con la descripción de Blumer, se socializa (que es el proceso por el cual el individuo se vuelve social con ciertas delimitaciones, en este caso, dicha fecha), haciendo un tanto más fuerte la concepción en torno al 14 de febrero. Posteriormente vienen los actos donde entra todo ejemplo (chistoso o no) que mencioné antes de este párrafo, concluyendo así con una realidad subjetiva, algo que no era pero hicimos mediante los procesos anteriores.

Finalmente, no somos más que presa de un movimiento popular social, adoptado por todos de una u otra forma según los procesos de percepción de cada uno, si bien eres un “forever alone”, estas permitiendo que este fenómeno te afecte o tenga una relación directa contigo, ya que eres parte, al igual que los tortolitos enamorados, del febrero amoroso.

Ahora que cuentas una base practica y fundamentada para esta popular fecha, no me queda más que desearte éxito y esperar que no sólo quede en lo sarcástico, quizá nada haya cambiado en tu forma de pensar o en tu concepción acerca de “San Valentín”, pero si así fue, ahora tus actos serán consientes y tú decidirás cómo quieres participar en este día.

Venga cupido, ¡¡release the kraken!!

Anuncios

5 comentarios el “¡¡Sí, es 14 de febrero!! Guía de supervivencia para el día de los enamorados.

  1. Porque (obviamente) no hay nada más sensual que una sobrecarga neuroquímica del sistema límbico para sentirte vivo.
    Muy buen artículo 😉

  2. Conmovedor 🙂 (Actívale la opción de abrir links en otra pagina, que por andar de curioso me cortó la inspiración a medio texto) [Solo como sugerencia]

  3. Gracias por la sugerencia mi estimado, se trabajara en ello 🙂

  4. En esta entrada hay algo curioso… cuando uno empieza a reírse y a tomarle cariño a la analogía de los zombis de repente aparece en medio un pantano de rollo académico que no sintoniza con el resto del escrito pero que vendría bien en un proyecto de investigación.

    “The Walking lovers” fue priceless jajajaja, ♥ sweetbadass.

¡ Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: